Archivo de la categoría: La Atención Temprana Avanza

Manifiesto Día de la Atención Temprana

El próximo 15 de abril de 2019, celebraremos por primera vez el día de la Atención Temprana en España.
En el año 2000 fue publicado El Libro Blanco de la Atención Temprana elaborado por un amplio grupo de profesionales de todo el territorio español, tras varios años de trabajo. Este documento ha constituido el principal referente, para todos los profesionales de la Atención Temprana, donde se define esta como “el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0 a 6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar”.
El Grupo de Atención Temprana (GAT), se constituyó como Federación de Asociaciones de Profesionales de Atención Temprana en el año 2001 y aglutina el conjunto de asociaciones de las diversas comunidades autónomas de España.
En los últimos años se han producido importantes avances en el campo de la Atención Temprana, y muchos de ellos se deben al trabajo que ha desarrollado el GAT. Buena prueba de ello es la publicación, entre otros, de los siguientes documentos: Organización Diagnóstica para la Atención Temprana (2004), Recomendaciones Técnicas para el desarrollo de la Atención Temprana (2005), La realidad actual de la Atención Temprana en España (2011), La primera noticia (2011), Atención Temprana. La visión de los profesionales (2018).
La Atención Temprana ha sido reconocida e impulsada en los últimos años, en las diferentes CCAA del Estado como una prestación imprescindible para todos los niños/as y sus familias que la precisen. Se ha producido un extenso y continuado despliegue de normas, procedimientos y redes de servicios en todo el Estado. Estas iniciativas se han realizado apelando a bases y principios semejantes, pero en la adaptación a las distintas realidades se ha generado una diversidad excesiva en los ámbitos, coberturas, criterios, estructuras, procedimientos, objetivos, prioridades y dotación presupuestaria con los que se ha diseñado e implementado cada una de las redes autonómicas. A día de hoy, no siempre resulta fácil reconocer unas señas de identidad básicas y comunes en las distintas CCAA, y las redes de servicios presentan una normativa, financiación y organización desigual.
La Federación Española de Asociaciones de Profesionales de la Atención Temprana considera que ha llegado el momento de avanzar hacia un modelo común de Atención Temprana en toda España, precisando un marco regulador que garantice los contenidos de la prestación, los principios de actuación, el modelo de provisión, las condiciones de acreditación e indicadores de evaluación, así como la financiación regular y suficiente de los servicios.
La Atención Temprana debe ser objeto de reconocimiento como derecho subjetivo a través de una ley o norma estatal para incluir a todos los niños y niñas de 0 a 6 años que presentan problemas y preocupaciones evolutivas en algún momento de su desarrollo, lo que representa un 10% de la población infantil de esa franja de edad. Supondría atender en los Centros de Desarrollo Infantil y Atención Temprana (CDIATs) a 255.227 niños en España (2.552.268 niños). Y debería ser el objetivo a cubrir por la red que proporcione la prestación en todo el país.
Defendemos, además, que la Atención Temprana sea:

  • Pública, como derecho subjetivo de quien la precise.
  • Universal, de carácter preventivo – asistencial
  • Accesible, gratuita, descentralizada y ubicada en la proximidad del lugar de vida de los niños y niñas
  • Comunitaria, sectorizada, con una base territorial definida y estable en cuanto a la red, los servicios, equipos y profesionales
  • Interrelacionada, incluyendo los ámbitos de sanidad, educación y servicios sociales
  • Especializada, interdisciplinar o transdisciplinar, y participativa
  • Autónoma, mediante dispositivos que realicen todo el circuito de atención completo: prevención, detección, valoración y diagnóstico, intervención y evaluación, alta o derivación
  • Garantizada, incluida en las carteras de servicios

Defendemos un sistema en el que la financiación sea pública en su totalidad y prestada a través de Centros de Atención Temprana propios o concertados, sin que la concertación atienda únicamente a criterios económicos sino a parámetros de calidad.
Por último, apoyamos que las familias y los niños y niñas deben ser parte activa de los procesos que se realicen, y defendemos que éstos precisan de profesionales especializados en Desarrollo Infantil y Atención Temprana a partir de sus respectivas disciplinas.

V Edición Premio Estatal de Atención Temprana

Ganadores de la V Edición del Premio Estatal de Atención Temprana:

Premio honorífico: Julio Pérez López, como reconocimiento a su labor en pro de  la Atención temprana en el estado español.

Premio de Investigación: “Efectos de la fisioterapia en el desarrollo motor de niños prematuros. Implicaciones para la Atención Temprana”, autor Francisco Javier Fernández Rego.

 

Fallo del jurado

Nota Informativa

Atención Temprana descentrada, Mª Gracia Millá

El pasado 17 de noviembre, el periódico Las Provincias, publicaba este artículo escrito por nuestra compañera Mª Gracia Milla,  esperamos que os guste:

LA ATENCIÓN TEMPRANA DESCENTRADA

Mª GRACIA MILLÁ ROMERO DIRECTORA DEL CDIAT APADIS. CODIRECTORA DEL MÁSTER DESARROLLO INFANTIL ATENCIÓN TEMPRANA (UNIV. DE VALENCIA). PREMIO ESTATAL DE HONOR DE ATENCIÓN TEMPRANA (2012)
Hace unos treinta y cinco años que comenzaron a realizarse en nuestro país tratamientos denominados de Estimulación Precoz para atender en edades tempranas a los niños con discapacidades, desde una visión eminentemente rehabilitadora y una metodología neoconductista. Con el paso de los años, el esfuerzo de profesionales, asociaciones de padres y el apoyo institucional, fueron proliferando a lo largo del territorio estatal unidades y servicios de Estimulación Precoz, que anticiparon lo que pasó a denominarse Atención Temprana, al ampliarse el campo de acción y las formas de abordar estas problemáticas.
En junio del año 2000, tras 6 años de trabajo de un equipo de expertos guiados por el consenso, se publicó por el Real Patronato sobre Discapacidad el Libro Blanco de la Atención Temprana, convirtiéndose en una referencia fundamental para este sector. Una de las cuestiones clave que plantea este documento es que la Atención Temprana no sólo se dirige al niño, sino que considera también a la familia y al entorno en el que se desenvuelven. Otra de las aportaciones relevantes del texto mencionado es que deja claros los principales ámbitos de intervención de la Atención Temprana desde Sanidad, Educación y Servicios Sociales, otorgando a los Centros de Desarrollo Infantil y Atención Temprana (CDIATs) un papel primordial para aplicar estos programas, en unas condiciones de eficacia y calidad, tanto por los recursos materiales y los equipamientos específicos de que disponen, como por la configuración multidsciplinar de los equipos técnicos especializados.
Cabe señalar que el citado documento también plantea como uno de sus principios básicos la necesidad de diálogo, integración y participación. En consecuencia, el perfeccionamiento y el futuro de la Atención Temprana han de estar guiados por criterios científicos, por el acuerdo, por el respeto y por la voluntad de seguir mejorando el cumplimiento de sus objetivos y del servicio que presta a los niños con diversidad funcional o con factores de riesgo, a sus familias y a la sociedad, con una visión holística que responda a las necesidades individuales de cada caso.
Lo que se ha dado en denominar ‘modelo centrado en la familia’, que focaliza en ésta la acción de los profesionales y que se desarrolla en el domicilio familiar, viene planteándose por sus defensores como el único que es válido para llevar a cabo la Atención Temprana. Lejos de valorar y aprovechar los conocimientos, la experiencia y los logros de cuantos han trabajado en Atención Temprana en nuestro país, quienes lo promueven pretenden convertir la utilización de prácticas centradas en la familia en un nuevo y único paradigma de este tipo de intervenciones. Y lo hacen en aras de una infundada rentabilidad económica, con planteamientos excluyentes y sectarios, tratando de imponer ese modelo ‘hogareño’ y menospreciando la labor que se viene realizando en los CDIATs.
El Libro Blanco plantea la necesidad del empoderamiento de las familias, teniendo en cuenta los entornos naturales, y su protagonismo en el marco de la Atención Temprana, sin establecer una localización física concreta del trabajo a realizar, ni de que ésta tenga que ser exclusivamente un servicio a domicilio, ni tampoco de que obligatoriamente la Atención Temprana se tenga que hacer en el hogar. No es excluyente, considera que las intervenciones se pueden plantear en el CDIAT, en la escuela o en la casa. No se tienen que hacer interpretaciones interesadas del citado documento, en lugar de forzar a todos los profesionales a seguir un único modelo y sugerir que nada de lo que se está haciendo está bien, avancemos en la mejora de las posibilidades que ofrece la Atención Temprana, incorporemos conocimientos y buenas prácticas, prioricemos sobre la calidad y eficacia de los tratamientos, mejoremos los recursos para que las familias que lo precisen dispongan de la mejor oferta para sus hijos e hijas.
El progreso es el resultado de la suma integrada de conocimientos, de recursos y de posibilidades para disponer de bienestar, alcanzar el desarrollo integral y la calidad de vida de todas las personas. En este sentido, la Atención Temprana es un medio estratégico imprescindible para proteger el desarrollo de muchos niños y niñas que tienen dificultades que pueden comprometer sus posibilidades individuales, su plena inclusión en la sociedad, y para que sus familias cuenten con los apoyos que precisan y sean más competentes; con criterios de sectorización, gratuidad, universalidad e igualdad de oportunidades. No abramos debates estériles, no planteemos contiendas absurdas, no restrinjamos ni limitemos a un patrón cerrado y único la práctica de la Atención Temprana.
Es injustificable plantear ahora un cisma sobre el modelo de trabajo de la Atención Temprana en base a criterios dogmáticos, cuando precisamente ésta tiene una naturaleza abierta y ecléctica. El ‘modelo centrado en la familia’, digámoslo claro, es un retroceso, es volver a una situación ya afortunadamente superada, es restringir las posibilidades que la Atención Temprana ofrece, es una visión descentrada y parcial de cuanto desde ella se viene haciendo y se puede ofrecer cercenando su potencial. No impongamos modelos, no cerremos horizontes. Sumemos.

 

Fuente: http://www.lasprovincias.es/comunitat/opinion/201611/17/atencion-temprana-descentrada-20161117000701-v.html

Mayor riesgo de TDAH en bebés prematuros

Un reciente estudio señala que los bebés que nacen prematuramente o aquellos que demuestran un pobre crecimiento fetal tienen un mayor riesgo de desarrollar un Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
“Hemos demostrado que cada disminución de semana de gestación aumenta el riesgo de tdah. Esto pone de relieve la importancia de cada semana de gestación para el desarrollo neurológico posterior” comenta Minna Sucksdorff, de la universidad de Turku, en Finlandia,y sus colegas “sin embargo, también puso de manifiesto que el crecimiento fetal deficiente aumenta el riesgo de TDAH”
Los investigadores evaluaron los datos de 10321 pacientes con TDAH junto con 38355 pacientes control por edad y sexo para determinar la asociación entre la edad gestacional y el peso, y el riesgo de desarrollar dicho trastorno.
La edad media de diagnóstico de TDAH fue de 7,6 años y el 84% de los niños diagnosticados eran varones. Aquellos bebés que nacieron con más de dos desviaciones estándar por debajo del peso gestacional medio tenían casi el doble de riesgo de padecer este trastorno.
Podrían estar implicados múltiples factores, incluyendo la interrupción del desarrollo, la mielinizacion cortical, el parto prematuro, infecciones, procesos inmunes o el estrés.
Los autores destacan “la importancia de tener en cuenta la prematuridad y el crecimiento fetal deficiente en la planificación de las políticas de apoyo y de seguimiento”

Fuente: El artículo fue publicado en la revista Pediatrics el pasado 24 de Agosto, podéis acceder pinchado aquí

Una reciente investigación muestra que el Hipotiroidismo subclínico materno puede contribuir a la aparición de características de Trastornos del Espectro Autista (TEA)

Los investigadores encontraron que los niveles prenatales elevados de la hormona estimulante del tiroides (TSH) y la reducción de los niveles de tiroxina libre (T4L) en mujeres, están asociadas con mayores puntuaciones en la escala de Autismo, AOSI (Autism Observation Scale for Infants) a los 12 meses de edad.

Los investigadores midieron los niveles de hormona tiroidea en las muestras de suero prenatales de 180 madres en la cohorte EARLI.

La cohorte EARLI es una cohorte de embarazo de alto riesgo formado por madres de un niño con TEA que fueron seguidos desde el inicio de un posterior embarazo.
La mayoría de las muestras de suero prenatales fueron tomadas durante el segundo trimestre.

Desarrolladores AOSI han observado que a mayor puntuación AOSI a los 12 meses, mayor es la probabilidad de que un niño recibirá un diagnóstico de autismo a una edad mayor.

Una puntuación de 7 o más en la puntuación AOSI se ha sugerido como punto de corte inicial potencialmente útil.
En la cohorte general, los investigadores identificaron 56 niños que tenían una puntuación total AOSI de 7 o superior.

“Ninguna de las madres tenía ambas hormonas fuera de las normas clínicas”, los investigadores advierten; los niveles de TSH eran 0,35-3,30 uUI / mL, y los niveles de T4 libre estaban dentro de 0,56 a 1,64 ng / dL.

Sin embargo, las madres cuyos hijos tenían una puntuación total AOSI de 7 o más tenían concentraciones de TSH materna más altas y concentraciones T4L materna más bajas en comparación con la cohorte de referencia.

De hecho, dentro de estos rangos normativos, una duplicación de las concentraciones de TSH aumenta el riesgo de que un niño que tiene un AOSI de 7 o superior en un 35% (riesgo relativo ajustado [RR] = 1,4).

“No creemos que haya pruebas suficientes aún, para recomendar que los médicos comiencen a mirar los resultados de las pruebas de TSH y T4 libre, con el fin de asesorar a las madres sobre las posibilidades de que su bebé vaya a tener TEA,” advierte el Dr. Burstyn

“Después de eso, todavía tendremos que mirar a otros estudios más amplios, a ser posible con las mediciones de las fluctuaciones en las hormonas de la tiroides durante el embarazo, para llegar al punto en el que podríamos hacer recomendaciones sobre el tratamiento.”
El estudio fue presentado en la Reunión Internacional para la Investigación del Autismo (IMFAR) 2015. Resumen 19238. Presentado 14 de mayo 2015.

Fuente original del artículo: Medscape